El pensamiento espacial es fundamental



La importancia fundamental de la ubicación en los asuntos humanos es una de las razones por las que el uso de SIG está tan extendido en la actualidad. Puede pensar que tengo prejuicios al decir esto, porque estoy en el negocio de los SIG, pero el pensamiento espacial es fundamental en los seres humanos.

A menudo desconocemos en qué medida nuestro pensamiento es espacial porque es algo muy arraigado en nosotros. Avanzamos por el mundo con tanta facilidad que parece que lo hacemos sin atención ni esfuerzo, casi inconscientemente.
https://blogs-images.forbes.com/esri/files/2017/10/SanFranciscoWalkability-1200x688.jpg?width=960
Esta escena en 3D muestra la transitabilidad de San Francisco, California. Las blancas son las áreas más accesibles, mientras que las azules oscuras son las menos. Tal vez no sea algo en lo que conscientemente pensamos mientras nos movemos en una ciudad, pero así es como se representa en una computadora. Crédito de la imagen Esri.


Sin embargo, hacer un robot que pueda navegar fácilmente a través de una habitación o una calle concurrida sigue siendo extremadamente difícil. ¿Por qué nos parece tan fácil?

A menudo se estima que hasta el 60% del cerebro humano está involucrado en el procesamiento de lo que vemos y trabaja con esa información de alguna manera.

Los investigadores piensan que el desarrollo de la combinación ojo/cerebro humano fue esencial para la cognición espacial, y que la cognición espacial ha sido fundamental en la evolución humana. Eso parece tener sentido: cazar, recolectar, refugiarse, migrar, orientarse: todas estas tareas espaciales habrían sido críticas para la supervivencia humana hace varios millones de años.

Por lo tanto, es probable que nuestra capacidad innata de pensar espacialmente haya sido perfeccionada por la evolución durante millones de años. 

Creo que actualmente todavía es crítica. 

La importancia de la ubicación hoy en día 

Hay una máxima en el sector inmobiliario: los tres factores más importantes para valorar una propiedad suelen ser "ubicación, ubicación y ubicación". 

En logística, se encuentra con la frase "ubicación, ubicación, logística", enfatizando la importancia de dónde se ubican los activos y cómo se mueven en la gestión de una cadena de suministro.

En términos más generales, se ha afirmado que el 80% de todos los datos comerciales tiene algún tipo de referencia de ubicación. Eso probablemente se aplique a muchos niveles de gobierno también.

La importancia fundamental de la ubicación en los asuntos humanos es una de las razones por las que el uso de SIG está tan extendido en la actualidad. 

Los comienzos de Science of Where 

Crecí trabajando en el vivero minorista de plantas de mis padres en el sur de California; alrededor de nuestra mesa, aprendí cómo dirigir un negocio.

Una cosa que aprendí desde el principio fue la importancia fundamental de dónde ubicar una planta: la luz del sol que recibía, el suelo, el drenaje y muchas otras condiciones locales afectaban la supervivencia y el crecimiento de cada planta.

Más tarde, cuando estudié Arquitectura del Paisaje y Planificación Urbana y trabajé en proyectos mucho más grandes un parque, una ciudad, una región descubrí que el lugar donde se ubicaban las cosas era igualmente crítico, pero que, el nivel de comprensión para estas áreas mucho más grandes presentaba grandes dificultades.

Ian McHarg, en su libro Design with Nature (Diseñando con la naturaleza), sugirió que los planificadores prepararán manualmente superposiciones transparentes de mapas, una para cada tipo de información (suelos, hidrología, vegetación, infraestructura, etc.) y las utilizarán, en combinación, para informar la toma de decisiones.

Para cuando mi esposa Laura y yo comenzamos nuestra empresa, Esri, en 1969, Roger Tomlinson había construido el primer SIG verdadero, usando la computadora para automatizar el mapeo de grandes cantidades de información detallada en el Sistema de Información Geográfica de Canadá. 

Primeros SIGs 

Los primeros SIG proporcionaron una fuente digital de los datos espaciales autorizados necesarios para respaldar un proyecto en particular, el trabajo de una organización, una agencia gubernamental, etc. Eran lo que hoy podríamos llamar sistemas de registro.

La creación de estos SIG requiere recopilar todos los datos geográficos referenciados por ubicación/espacial de una organización, algunos de ellos en mapas impresos, e integrarlos y estandarizarlos: obtener los datos en una forma digital consistente para su uso.

Con estos sistemas, en lugar de demorar semanas o meses para hacer un mapa, los mapas se podían hacer en minutos u horas, y se podían cambiar de escala, volver a simbolizar, etc., con grandes aumentos en la eficiencia y reducciones en el costo. Esto se denominó mapeo digital o cartografía digital.

Estos primeros SIG también podrían realizar algunas operaciones espaciales bastante simples, como calcular circunferencias y áreas, análisis de superposición simple, etc. 

SIG y toma de decisiones espaciales actuales 

Actualmente, más de cincuenta años después, existen sistemas de información geográfica que abarcan países enteros, los océanos globales y el planeta Tierra.

Si bien podemos movernos y manipular las cosas en nuestro entorno haciendo uso de nuestras capacidades cognitivas espaciales innatas, para hacer frente a los problemas espaciales complejos a gran escala del siglo XXI, debemos utilizar algunas herramientas poderosas.

La tecnología SIG las proporciona.

Hacer mapas es un proceso de abstracción: codificamos datos sobre cosas reales, en lugares reales, como símbolos (números, glifos, colores, etc.) en un mapa.

El poder de SIG depende de este proceso de abstracción: utiliza lenguajes simbólicos (la geometría es un lenguaje, también lo es SIG) para analizar un problema y luego usamos nuestra combinación innata ojo/cerebro para reconocer cualquier patrón que surja de ese análisis.

Por la misma razón por la que somos buenos para el pensamiento espacial – su valor evolutivo de supervivencia – nuestro cerebro es muy bueno para reconocer patrones.

Por el momento, al menos, somos probablemente mejores en reconocimiento de patrones generales que cualquier sistema de inteligencia artificial.

Entonces, al usar un SIG, abstraemos la realidad, la analizamos en abstracto y mostramos los resultados en formas abstractas pero formas que podemos ver con nuestros ojos como mapas u otros gráficos.

Actualmente, se realizan muchas investigaciones sobre la cognición espacial y la percepción gráfica para ayudarnos en este proceso.

Uno de los resultados es que las visualizaciones de datos espaciales gráficos, que hoy son una mezcla de arte y ciencia, se vuelven más simples de crear, sin ser superficiales. Gracias a las computadoras rápidas y los sistemas de software inteligente, los gráficos también son más rápidos, cuestan menos y son de mejor calidad; y no se requiere experiencia especializada para crearlos.

Debido a estos desarrollos, los análisis espaciales ahora están disponibles en formularios que están diseñados para el uso comercial de rutina, por el presidente de la empresa o la persona en un dispositivo móvil en el campo.

La tecnología de análisis espacial SIG también está mejorando, suministrando resultados gráficos en dos, tres o cuatro dimensiones y en formas que el cerebro está bien adaptado para comprender.

Todo esto es afortunado, porque con las computadoras, las tecnologías de la información y la automatización, hemos comenzado a recopilar cantidades asombrosas de datos, tal vez más datos en un año o dos que los recogidos anteriormente en toda la historia humana.

Si podemos hacer un uso efectivo de todos estos datos, a través de herramientas como el análisis espacial, podemos complementar nuestro acostumbrado uso de la experiencia y la intuición con la toma de decisiones basada en la evidencia y en la ciencia. 

¿Funciona? 

Cientos de miles de organizaciones han creado sus propios sistemas de registro, que incluyen todos sus datos de referencia espacial y, todos los días, millones de usuarios analizan estos datos para ayudar a administrar su trabajo.

Con el tiempo, al usar estas herramientas, es posible automatizar una mayor parte del proceso de decisión en sí mismo, otorgando más autonomía a las máquinas (como los robots móviles y los automóviles autónomos) y automatizando más aspectos de planificación y administración.

La evolución biológica nos proporcionó los medios como el pensamiento espacial y el reconocimiento de patrones de sobrevivir como especie hasta este punto.

Quizás la evolución científica y tecnológica, al aumentar nuestras capacidades innatas, nos proporcione los medios necesarios para seguir adelante.

Lea el artículo original de Forbes | Para más información sobre los productos de ArcGIS contacte a un ejecutivo de SIGSA | Visítenos en www.sigsa.info

Entradas más populares de este blog